Blogs INMLCF

Impacto de los sistemas de gestión de la calidad en los informes periciales: Contribución a la investigación judicial

Autor: Miguel Arturo Velásquez

Asesor de la Oficina de Planeación

Las decisiones tomadas en desarrollo de las investigaciones de carácter judicial, en cualquiera de sus ramas (penal, civil, laboral, de familia o cualquier otra), afectan una amplia gama de aspectos de la vida de las personas involucradas, que incluyen desde los meramente patrimoniales, hasta la afectación de sus derechos más fundamentales, como la libertad. Con frecuencia, estas decisiones están basadas en conocimientos técnicos especializados de los cuales estas autoridades judiciales carecen, por lo que deben recurrir a peritos forenses, generalmente adscritos a un servicio forense, que, mediante análisis sustentados en la aplicación del método científico a los elementos materiales probatorios, generan la información requerida, la cual consignan en un o informe pericial. Esto significa, que la vida de los involucrados en estas investigaciones judiciales está siendo afectada por la información proporcionada por los servicios forenses.

Los servicios periciales para la administración de justicia, en lo que tiene que ver con las ciencias forenses colombianas, se prestan por entidades gubernamentales principalmente: Fiscalía General de la Nación -FGN a través del Cuerpo Técnico de Investigación -CTI; el Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses -INMLCF y la Policía Nacional a través de la Dirección de Investigación Criminal e Interpol –DIJIN; y de manera muy limitada por la Defensoría del Pueblo. Solo en casos muy excepcionales, estos servicios son prestados por peritos particulares. Por otra parte, algunas entidades gubernamentales tales como Universidades, el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos -INVIMA, entre otras, prestan su apoyo para resolver solicitudes específicas que tienen que ver con sus áreas de conocimiento.

Las razones mencionadas en el primer párrafo, condujeron a la comunidad científica forense, a adoptar sistemas de gestión de la calidad para la prestación de los servicios que la ciencia forense pone a disposición de la administración de justicia, haciendo que el uso de los modelos de gestión basados en normas internacionales de amplia aceptación como lo son la ISO/IEC 17025:2005 (actualizada a su versión 2017, vigente desde 2017-11-30 con tres años de transición) “Requisitos generales para la competencia de los laboratorios de ensayo y de calibración”, y la NTC-ISO/IEC 17020:2012 “Evaluación de la conformidad. Requisitos para el funcionamiento de diferentes tipos de organismos que realizan la inspección”, resulten ahora una exigencia de la comunidad científica forense internacional con el fin de aumentar la confiabilidad de los resultados emitidos por los laboratorios forenses Los sistemas de gestión de la calidad se pueden entender como el conjunto de elementos de una organización interrelacionados o que interactúan para establecer las intenciones de la alta dirección y los resultados  por lograr con relación a la calidad, y los procesos requeridos para lograrlos. Aunque el modelo de la ISO 9001:2015  también es un Sistema de Gestión de la Calidad, esta norma no permite por sí sola demostrar la competencia técnica de un servicio forense.

En los Estados Unidos de América, ha habido un importante avance al hacer de la acreditación de los servicios forenses, una prioridad que ya se ha materializado. En los países europeos, este avance se ha expresado en la alta prioridad que se le ha asignado a la acreditación. Latinoamérica en general, ha estado rezagada con relación a estos temas, excepción hecha de Colombia, en la que las tres principales organizaciones estatales que le proporcionan informes periciales a la administración de justicia han acreditado alrededor de cincuenta de sus laboratorios.

La comunidad científica forense a nivel internacional reconoce que los laboratorios  forenses deben demostrar que poseen un sistema de gestión, son técnicamente competentes y son capaces de generar resultados técnicamente válidos, lo que se consigue a través de un proceso de acreditación, definido a través del Decreto 1595 de 2015, como una “Atestación de tercera parte relativa a un organismo de evaluación de la conformidad que manifiesta la demostración formal de su competencia para llevar a cabo tareas específicas de evaluación de la conformidad”. El modelo que

se emplea para tal efecto, es el de la Norma Técnica Colombiana NTC-ISO/IEC 17025:2005 que establece los “Requisitos generales para la competencia de los laboratorios  de  ensayo  y de calibración” y el organismo al que el Estado colombiano le ha asignado la responsabilidad de acreditar desde el 2008 es el Organismo Nacional de Acreditación de Colombia, ONAC.

El proceso de acreditación incluye la evaluación, no solo de los aspectos relacionados con la gestión del servicio, sino también con los de carácter técnico que tienen influencia en los resultados que el servicio forense le proporciona a la administración de justicia, entre los cuales se pueden mencionar las personas, los equipos, las instalaciones, los procedimientos analíticos, entre otros.

Un informe pericial emitido por un servicio cuyo sistema de gestión está basado en una de las normas internacionales mencionadas y que ha sido reconocido, es decir, que ha sido acreditado, genera un alto grado de confianza en los resultados presentados.

 

Más entradas de blog

Disciplinario más que un ente sancionador.

Autor: Andrea Chaparro Cortés        Oficina de Control Disciplinario Interno.   Colombia...

LA CERTIFICACIÓN DE PERITOS FORENSES EN COLOMBIA

Patricia Gaviria Muñoz. Coordinadora Grupo Nacional de Certificación Forense 13 de junio de...

Añadir comentarios

Accesos directos